lunes, 22 de agosto de 2016

impunidad


A Peña Nieto le haremos lo que el viento a Juárez...
¡Mexicanos!
Entendamos..

Por más que lo denunciemos, lo exhibamos, demandemos en México, la autoridad no le hará nada. Además, y esto sirve al poder, la sociedad está polarizada.
Si presentamos denuncias o quejas a nivel a internacional tampoco se le hará algo pues cuenta con el respaldo del Poder económico de los dueños de Panamá Papers. https://es.wikipedia.org/wiki/Panama_Papers
Ya se vio con el apoyo que le dio Obama con respecto a los desaparecidos.
Se denunció cuando ordenó la golpiza a su novio.
Se denunció mediáticamente por el asesinato de su esposa y no pasó nada.
Se denunció mediáticamente por el asesinato de su jefe de escoltas en Veracruz por haber sido testigo en el asesinato de su esposa, y no pasó nada.
Se denunció antes y después del proceso electoral donde el narco le dio dinero para comprar conciencias, y no pasó nada.
Se denunció mediáticamente por lo de la Casa Blanca, y no pasó nada.
 Se denunció por la masacre de estudiantes en Ayotzinapa, y no pasó nada.
Se salió a la calle con #YoSoy132 no pasó nada.
Cualquier manifestación en contra del poder está infestada por uno o más lideres podridos. Una vez que el movimiento agarra fuerza, sacan al líder y demuestran públicamente los intereses que lo mueven por encabezar tal manifestación. Si el interés es ‘sembrado’, para eso están los medios y los ‘intelectuales’, de ellos echan mano para repetir y repetir hasta que el ciudadano se enfada y no participa. Nos tienen bien agarrado el número de placas, no hay pa´ dónde ir.
Lo hemos vivido recientemente en BCS.

Los ciclistas jalan por su lado, los maestros para otro, los ecologistas en lo suyo, los taxistas, camioneros, bentons, diputados, partidos políticos, todos, todos buscamos interese distintos. ¡Nunca el mismo! El de heredarle a nuestros hijos un México mejor.

lunes, 8 de agosto de 2016

los colgados

Método represivo y radical
Para acabar con  la delincuencia
Singapur como modelo



El cinismo en la complicidad con el crimen organizado y el gobernador Víctor Liceaga lo presentó la valiente luchadora social Blanca Fisher, en una parada política que escenificó en la plaza central donde exhibió fotografías del rancho Cerro Colorado cuando bajaban avionetas cargadas de cocaína con destino al Unión Americana (consultar en el libro Los Carrola´s)
Enseguida el gobernador Guillermo Mercado Romero, después del fraude electoral donde habría ganado el PAN, protagonizó un escándalo al ‘caer’ un avión cargado de cocaína en los llanos de baturi (consultar en el libro Avionzao en Baturi)
Luego, el gobernador Leonel Cota no se quedó atrás pues sus huestes descompusieron lo poco bueno que le quedaba a las policías municipales y estatales, al crear los grupos violentos que tienen  hoy día aterrorizada a toda BCS (consultar en el libro El Narco Tocó al PRD)
Siendo gobernador Narciso Agúndez Montaño la llegada de más pillos a BCS que vinieron a despojar de sus tierras a los sudcalifornianos fue una constante (Consultar en el libro Noticias de un Pueblo Humillado)
La doble negociación que realizó Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor con dos grupos violentos trajo aparejado el asesinato de casi 400 individuos, entre policías y puchas (consultar Las Ejecuciones de la China)
Visto desde esa perspectiva, para erradicar la violencia de BCS, es necesario un sistema de gobierno como el de Singapur.
Veamos su antecedente y su solución: Singapur era en la década de los 60, del siglo pasado, el peor país del mundo. Había corrupción, impunidad, malos manejos de los gobiernos delegacionales, municipales, estales y federal. Al igual que en el Estado de México y Chihuahua, las mujeres no podían salir a la calle pues eran violadas y asesinadas.
Por su cercanía con Malasia y con China, Singapur tenía el mayor índice de tráfico de drogas donde participaban con apoyo logístico, políticos, funcionarios, policías y militares.
El tráfico de influencias era cubierto por el billete producto de la descomposición social ya que el terror empezó a permear en la sociedad al ocurrir crueles asesinatos todos los días.
En 2004 llegó al poder Lee Hsien Loong quien promovió grandes cambios que las instancias internacionales de derechos humanos llamaron represivos y radicales.
Lee Hsien Loong atacó de frente al narcotráfico, con todo y complices políticos, policiacos y militares. La corrupción, impunidad y los malos manejos de los gobiernos fueron cortados de tajo. Las violaciones a las mujeres se acabaron. Hoy es el pais más seguro en Asia.
En los primeros seis meses de su mandato despresurizó los penales. De 500 mil presos quedaron 50. Adoptó la pena de muerte para los criminales confesos, narcotraficantes, violadores y figuras públicas corruptas (políticos, policías, militares) Los trabajos forzados empezaron a inhibir el crimen. El delincuente común ahora le piensa para robar.
Se imaginan este sistema en BCS?
Veríamos colgados a los ex gobernadores, ex secretarios generales de gobierno, ex tesoreros, algunos ex presidentes municipales, ex síndicos, ex regidores, ex diputados, ex senadores, ex diputados federales, ex directores de las policías municipales y ministeriales, así como estatales.
Después de ese periodo radical y represivo, Singapur es hoy un país de jóvenes que dominan al menos tres idiomas; cuenta con los mejores Centros Educativos; La Universidad Nacional está entre las mejores 30 del Mundo (la UNAM ocupa el número 150, la UABCS, ni se diga)
Para los países que ‘defienden’ los derechos humanos, el modelo de gobierno es restrictivo, con abusos jurídicos. Sin embargo éste modelo ha logrado forzar un cambio en la conducta del ciudadano pues creó valores que dan seguridad a los habitantes.
Hoy Singapur goza de los índices más bajos de criminalidad y violencia.
Goza de un sistema penal que permite televisar los delitos de abuso sexual; se permite publicar los nombres de los violadores.
En México y BCS en particular, con el pretexto de la defensa de los derechos humanos, los criminales gozan de impunidad pues los policías y funcionarios públicos de seguridad están en sus narconóminas. No permiten que se publique los nombres, mucho menos las fotografías cuando son procesados.
Un golpe de Estado, como lo platican entre sí algunos militares no traería la solución para este país fallido; mucho menos para BCS pues ya vivimos las bota militar y la historia no nos muestra una época de bonanza económica ni social.
La primer semana del mes se llevó a cabo una reunión de ‘morenos’ donde, según trascendió, hubo propuestas de crear una guerra de guerrilla como alternativa por un nuevo sistema de gobierno pero los reunidos mandaron por un tubo al cabeza de casco alemán.
Los Independientes tienen, hasta hoy, una mejor propuesta para dar seguridad, crecimiento y desarrollo social para los ciudadanos de BCS

lunes, 4 de julio de 2016

asesinato de Samgar y del Ahumada.


Enmedio de la confusión.

La hermandad asesinó al mp que quiso atrapar al hijo de Narciso Agundez como el matón de Jonathan, catorce horas después, asesinó al que fuera comandante municipal cuando el caso Manuel Ceseña Cota.

Mala simulación mediática la que se conoce en las redes sociales.

Como es del dominio público, Samgar Salvador Gómez Reyes fue el ministerio público que declaró a la banda de Los Bebos la madrugada del 4 de marzo de 2010, minutos después de que un 'ignoto' matara a balazos al joven licenciado Jonathan Hernández Ascencio, en las afueras del bar Las Micheladas. (Ver Cárcel Propia, edición especial)

Después de conocer la versión de los hechos, por voz de los testigos 'implicados' se dejó correr la especia de que el hijo del gobernador Narciso Agundez Montaño era el asesino, curiosamente el Mp (hoy muerto) fue cesado de su encargo, dejando de inmediato la procuraduría de justicia y sin efecto la presentación del hijo del gobernador.
Seis años después Erasmo Palemon Alamilla Villeda lo nombra subprocurador de investigaciones especiales donde aportó, de nueva cuenta, luces para el caso Jonathan pues el blanco perfecto de la administración del jalisciense Marcos Covarrubias abandonaba la cárcel por ser inocente en el crimen que se le imputaba.


Palemón declaró que ya tenía al ignoto asesino de Jonathan y que en unos días lo aprehenderían pero curiosamente, una manta aparecida en uno de los puentes de la localidad, acusaba a Samgar de haber cobrado, junto al entonces director de la policía ministerial, Bibiano Burgoin, la cantidad de 5 millones de pesos por la plaza, evento que obligó a la autoridad a despedirlos de sus cargos.



Reconstruyendo los hechos, la hermandad a la que se refería Antonio Alcántar día a día en el diario El Peninsular, ha utilizado la sicosis que los neo (y sedicentes) periodistas feisbuqueros han sembrado en la población para tergiversar la verdad, acusando a los grupos violentos de cumplir con su denigrante máxima de 'muerto el perro se acabó la rabia'
El método de inferencia determina la verdad lógica de otra cosa lógica: Si corre, camina, come, defeca, cría, brinca como conejo, ¡es un conejo!
A los días de las declaraciones de Palemón, de que irían por el asesino de Jonathan, Samgar 'extrañamente' dejó de trabajar como subprocurador. (Corrió como conejo?)
Samgar no huyó de la ciudad por la supuesta manta que pondrían los grupos violentos, no, Samgar siguió en La Paz como si nada pues sabía que lo de los 5 millones eran mentiras. Caminaba como conejo.
Samgar siguió trabajando en forma particular para llevar que comer a su casa, a sus hijos. Comía como conejo, sin sobresaltos.
Samgar no practicó la maldición gitana: no se tapó para hacer del baño, defecó como conejo, sin esfuerzo.
En video subido a las redes sociales,  así como en fotos y notas de los reporteros de la nota roja, a los minutos de caído el primer Mp del caso Jonathan, se puede escuchar, ver y leer perfectamente cuando la mamá de Samgar acusa a los periodistas de publicar mentiras (ella debió ser informada por su hijo de las mentiras de los 5 millones, también debió haber escuchado por voz de su hijo que fue corrido de la procuraduría por haber descubierto que el hijo del gobernador Narciso Montaño era el asesino de Jonathan. Por ello gritaba que el poder lo había matado, por ello gritaba que el gobierno lo había matado)
No sólo la mamá de Samgar sentía odio contra la prensa, también el padre, como se puede observar en el mismo video o en las notas publicadas, pues se ve que pretendió descargar su impotencia contra los periodistas que grababan la escena del crimen.

El papá de Samgar recoge lo que encuentra a su paso para arremeter contra la prensa que se encontraba frente a su hijo asesinado.
Otro caso mediático, sembrado por la hermandad, donde también se puede inferir la participación de los exgobernadores fue el asesinato del comandante Burgoin. Dejaron correr la especie que fue por asuntos del narco, pero en un video que circuló en las redes, se observa que la viuda de Burgoin acusa a los policías de ser ellos los asesinos. Los feisbuqueros también acusaron a Manuel Santoyo y a Esthela Ponce sobre la muerte de Burgoin mientras los verdaderos asesinos se reían de su 'buena puntada'
Curiosamente, catorce horas después de la muerte de Samgar, cayó abatido a balazos Héctor Rafael Ahumada Vélez, aquél que fuera comandante de la policía municipal el día que asesinaron al comandante general de esa corporación municipal. (Ver libro Crónica de una ejecución)
También, cuando Antonio Alcántar cayó  abatido por las balas asesinas de sus ignotos, Leobardo, su hermano, era herido de gravedad por otros sujetos casi a la misma hora, en las afueras de su domicilio, después de que le bajaron el swicht de la corriente para obligarlo a salir a checar la instalación eléctrica.
Como se sabe, Ahumada fue del grupo especial que comandaba Joel (el coreano) Martínez Rosas, como subcomisario operativo (subdirector, como lo es ahora el sobrino del presidente municipal y que sirve para lo mismo que le servían estos sujetos a Leonel Cota Montaño) como también fue parte de ese equipo el comandante Burgoin, asesinado el 21 de febrero de 2014, también en medio de la sicosis colectiva auspiciada por los feisbuqueros.
Ver Cárcel Propia edición especial

Para el sistema es fácil cambiar la verdad histórica de los hechos. Ejemplos hay muchos: Aguas Blancas (1994) Ayotzinapa (2014) Nochixtlan Oaxaca (recientemente)
BCS no es la excepción.
Casos hay muchos, documentados muy pocos.
En la época del general Olachea, su sobrino asesinaba a navajazos. Siempre fue protegido por el poder.
En la época de Liceaga el narco internacional atrapó a su administración. Sus hermanos traficaban en el rancho Cerro Colorado.
Cuando Mercado Romero, los Arellano Félix se paseaban como en su casa por toda BCS.
Con Leonel Cota no fue la excepción. Incluso éste le agregó asesinatos y el crecimiento de los grupos violentos que hoy se empoderaron con los gobiernos de Narciso Agundez y Marcos Covarrubias, sobre todo.
Esto que sucede hoy en las calles de La Paz BCS, es la herencia maldita de estos Gobernantes.
Para una mayor comprensión de lo aquí escrito sobre el grupo de la hermandad, se recomienda leer la revista Contacto Político 263; 

Así quedó Héctor Ahumada Velez, después de que unos ignotos le descargaron sus mortales balas. A un lado se puede observar uno de los camiones de su propiedad.

Nadie se merece morir así. Si el Ahumada hizo daño por instrucciones de La Mano Güera, la hermandad debió de respetarlo pues vivía tranquilo. Si estuviera amenazado, estaría en su tierra natal, pero como se sentía protegido por los exgobernadores, a quienes les hizo varios ‘trabajitos’, prefirió vivir en estas tierras sudcalifornianas.
La hermandad siempre deja su huella indiscutible. Cuando levantaron con engaños al mañanitas Amador Talamantes, luego de asesinarlo entre varios, dos policías de apellido Maldonado Yepiz desaparecieron. La mamá de los desaparecidos está segura que La Mano Güera los mató.
En el asesinato del comandante Salomón Ricaldai, la hermandad dejó su huella en el vehículo que utilizaron para trasportar a los ignotos asesinos.
Bien, a dos horas del asesinato de Samgar, la policía ministerial ya tenía las fotos de las personas que supuestamente participaron en los hechos que nos ocupan.
Porqué en los otros casos no dan a conocer las fotos de los ignotos?
La respuesta es clara: porque las policías están cobrando por dejar que asesinen impunemente.
Casi 400 asesinatos, de 2011 a la fecha, son muestra clara que los diversos jefes policiacos cobran, y han cobrado por permitir la venta de droga en la localidad.
En 2011 arribó al poder Marcos Covarrubias que es el culpable de tanta muerte por, según la vox populi, haber vendido la plaza dos veces.
Narciso dejó que los Güeros Layos, los Adanes, los Quiróz, los Oajacos etc. se repartieran la plaza.
Leonel controló a los anteriores a través de los grupos de Lenín Rodríguez y del Corano.
Estos tres exgobernadores son miembros de la hermandad.
Arturo de la Rosa Escalante, Armando Martínez Vega, Francisco Pelayo, El Sopi, El Puppo, El Cabanillas,  son las cabezas visibles de otra hermandad que pretende encabezar el jalisciense Marcos Covarrubias.
Si quieren acabar con los asesinatos, no permitan que los mandos medios sigan cobrando por la plaza.
Se recomienda leer Contacto político 286. Hay s'lechan.


Sólo para lectores de amplio criterio.

En 2011 perdió las elecciones en BCS el grupo denominado Los Cabos luego de un rompimiento entre los leonelistas que se habían empoderado en el gobierno a través del PRD, para dos años después pelear la plaza de venta de drogas que se les salía de las manos, pues el nuevo gobierno panista la habría vendido a otro cartel.

Leonel Cota se alió al Cartel de los Arellano Félix en 2004 para hacerse de la vista gorda en el tráfico de drogas y armas que estos realizaban, y realizan a todo lo largo y ancho de la península de Baja California desde los años 80´s en que se empoderaron en la fronteriza Tijuana.

Antes de retirarse de la plaza de BCS, el encargado de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), en reunión con el cuerpo de seguridad del estado, dejó en claro quién era el jefe de plaza y quiénes conformaban sus células de distribución de drogas en La Paz. Destacaban el Javy, el Paisa, el Oajaco, el Güero Layo, el Adan de la 8 y los Quiróz y cómo éstos tenían dividida la Plaza. En un CD les dejó la información necesaria y suficiente para que hicieran lo que mejor les conviniera.

El encargado de la AFI creyó que actuarían conforme a derecho pero Leonel Cota ya había recibido los beneficios del narcotráfico por lo que mejor dejó en manos de sus sicarios Lenín Rodríguez y Joel (el coreano) Martínez Rosas, la información privilegiada que recién recibía para que se encargaran de cobrar cuota por la venta de droga. Así lo hicieron por varios años, cobraron piso hasta que perdieron el poder político y el respeto de otros carteles con la ejecución el 25 de octubre de 2011, en Cabo San Lucas, del comandante Martín Márquez Ruiz a manos de los sicarios Jesús Manuel Reyes Flores (El Negro) y Jaime Alberto Alvarado Moreno (El Jimmy) desertores del grupo especializado de las fuerzas armadas denominado los Gafes (Grupo Aeromóvil de las Fuerzas Especiales)

La ejecución se ordenó porque creyeron que el comandante se habría quedado con 5 millones de pesos que traía consigo otro ejecutado, este de nombre Eleazar García Gómez (El Belén), y que servía al jefe de plaza conocido como El Javy. Debido a que los matones fueron ubicados, después de asesinar al comandante, en una casa de seguridad de la colonias Brisas del Pacifico se desató una balacera donde intervinieron elementos de la Marina y, en la refriega cayó abatido el teniente de corbeta Enrique Gervasio Martínez, un pistolero que estaba en la casa de seguridad identificado como Héctor Javier Arredondo Díaz (El Mazo) y de que tres agentes de la Policía Ministerial del Estado resultaron heridos en el mismo incidente, los bien entrenados desertores lograron escabullirse por entre las sombras de la noche y, desde luego con el apoyo de policías desleales de la talla de el Coreano.

Luego de operar en San José del Cabo durante los siguientes 4 meses junto a El Barbas, el coreano y el Chinola, el 24 de enero de 2012 asesinaron en la colonia El Zacatal de San José del Cabo a un integrante de la organización delictiva de Javier López Rivera o Javier Acosta López (El Javy o El Javier) de nombre José Luis Oceguera (El Chilango), todo esto con la finalidad de advertir que ellos serían los nuevos jefes de plaza.


Jaime Alberto Alvarado Moreno (El Jimmy) y Jesús Manuel Reyes Flores (El Negro)



Dejan solo al gobernador
Los seguidores de Marcos Covarrubias
Secreto a voces
Como ya es del conocimiento público, el exgobernador Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor pretende ser candidato a senador por el Partido Acción Nacional, aunque él diga que por ahorita vive de sus rentas. El jalisciense se destapó mediáticamente el día que asistió al festejo de bodas del expresidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa. Días después se tomó la foto con Arturo de la Rosa Escalante, en el marco del informe de los 100 días de su gobierno municipal en Los Cabos.
Esta redacción advirtió la jugada política, publicando las intenciones que el método de inferencias nos daba la foto con el uno, y la foto con el otro. No faltó por ahí un mal comentario de los beneficiados por quien les perdonó la cárcel. Sin embargo, después de un mes de publicada el resultado lógico de la otra cosa lógica, los analistas políticos empezaron a atar cabos por las acciones de los subordinados del exmandatario estatal.
Los cómplices de quien ahora quiere crear una nueva ‘Hermandad’ festinaron cuando se enteraron que no había lugar para el juicio político contra Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor porque la Constitución local así lo determinaba. La demanda se había presentado por la redacción al tener pruebas de la participación de éste político en las redes del crimen organizado.
Por otro lado, se agradece a quienes en forma personal, por inbox, y públicamente, nos sugirieron seguir adelante invocando la constitución madre.
Decidimos no seguir por seguridad personal, pues la nueva hermandad utilizó a los mandos medios de las policías que sirven a un grupo violento para obsequiarnos sendas amenazas. Ante tal circunstancia, y al sabernos indefensos, optamos por no seguir con la intención de demostrar jurídicamente que, quienes ahora traicionan políticamente al gobernador Carlos Arámburo Davis, son los culpables de tanta sangre en las calles de La Paz.

Ya jefe, jefe, pide el policía al padre de Samgar. En eso voltea y les requiere a quienes filmaban y tomaban fotos que por favor se retiraran del lugar.
En youtube
La verdad del Caso Jonathan
Un año después de los hechos
Cuauhtémoc Morgan subió a Youtube un video donde se escucha lo que Samgar Salvador Gómez Reyes conoció sobre el caso Jonathan, asesinado la madrugada del 4 de marzo de 2010, en las afueras del Bar Las Micheladas, antro ubicado en la barra maleconera de la Ciudad de La Paz (el método de inferencias nos demuestra, que por saber sobre este caso, Samgar fue asesinado)
Samgar detalla segundo a segundo, durante 14:53 minutos que dura el viedo, lo que él supo, ese día y los primeros días del asesinato, sin titubeos, sin mentir, según su leal saber y entender, de acuerdo a las declaraciones, resultados científicos, recolección de evidencias. También dice que Fernando González Rubio Cerecer le ordenó al subprocurador José Alfredo de la Rosa (Escalante) que recompusiera todo, no en lo jurídico, sino a placer pues ese día había habido una manifestación en la procuraduría (manipulada por La Hermandad) por lo que Samgar decidió renunciar a su cargo pues no se prestaría a esa suciedad.
Trascendió que la autoridad utilizó el caso Palomino para influir en la familia Hernández Ascencio para que ésta se negara a declarar.
Samgar manifiesta que el hermano de Jonathan se negó a declarar.
--No vi nada, no vi nada – dice el MP que es lo único que manifestaba Daniel – No voy a declarar nada si no está mi abogado presente.
Sin embargo, minutos después empezó a narrar su versión donde declaró cómo habían llegado, con quien había llegado, a la hora que había llegado pero cuando llegó al momento del asesinato repitió “yo no vi nada”
En eso llegó su abogado quien dijo haber sido MP federal – agregó – este abogado era el papá de Héctor, el primo de Jonathan que había sido herido en el mismo lugar y quien también habría declarado que él no vio nada.
Al minuto 13:58 Samgar manifiesta que le dijo a Daniel Ascencio: Tu sabes perfectamente bien que eso no es así, tu sabes perfectamente que la persona que mató a tu hermano no fue el Gary, tu sabes perfectamente bien que hay verdades que debes decir y que no las quieres decir no sé porqué…
El caso Palomino se conoció el 12 de junio de 2005, donde los medios de comunicación nos enteraron que Gabriel Esteban Palomino Antuna  de 33 años de edad manejaba un sedan VW Jetta color negro y, al llegar a las calles de Esquerro y 16 de septiembre fueron alcanzados por los sicarios que se transportaban en una Voyager reportada como robada en los EEUU, mismos que dispararon sobre la humanidad del conductor, evento que aprovecharon los acompañantes para tratar de huir  pero fueron  alcanzados por las balas asesinas, muriendo en el lugar  Ernesto Alonso Domínguez Raya, de 32 años , y Salomón Magaña Moya, de 31 años.
Los asesinos abandonaron la Voyager en la esquina de 16 de septiembre e Ignacio Ramírez (a 5 cuadras de los hechos) de donde, según reconstruyeron los sabuesos de la procuraduría, los ignotos se perdieron en un domicilio  que Los Claros  tenían a dos cuadras y media de donde fuera abandonado el vehículo reportado como robado en EEUU, por la misma calle Ramírez casi esquina con Ocampo.
Sólo los Ascencio y La Hermandad saben la verdad de eso que pudo haber influido en el “yo no vi nada” de Daniel y de Héctor.
ERASMO PALEMÓN FILTRA INFORMACIÓN COMO “CORTINA DE HUMO” PARA CUBRIR SU PÉSIMA LABOR EN LA PROCURADURÍA DE JUSTICIA DEL ESTADO
Por Max RODRÍGUEZ 12 de abril de 2016, colectivo Pericu.
Con el fin de poner una “cortina de humo” en todo lo relacionado con los malos resultados en procuración de justicia, nuevamente el Procurador Erasmo Palemón vuelve a fallar, solamente a él se le podría ocurrir filtrar el caso de las órdenes de aprehensión en contra de quienes considera ahora presuntos responsables del homicidio del joven abogado Jonathan Hernández Ascencio, ya que al dar a conocer que los expedientes se encuentran en el  Juzgado Primero de los Penal y que pronto saldrán las ordenes de aprehensión; en vez de dar la nota, lo único que hizo fue poner en alerta a quienes él señala  y así puedan darse a la fuga del estado, ya que mencionó como uno de ellos al hijo de un ex gobernador.
Las malas decisiones en los nombramientos en importantes direcciones y sub procuraduría, las mantas que señalaron  la infiltración del narco con los mandos policiacos, los sucesos que revierten lo declarado por el Gobernador Carlos Mendoza en materia de seguridad pública, levantamientos, robos, ejecuciones, asaltos,  robos de autos, delitos que van a la alta y que se mantienen  en una constante, son los que “quiere tapar con un dedo”, el procurador Palemón.
Efectivamente, los expedientes se encuentran en el  Juzgado Primero de lo Penal, están en estudio pero las ordenes de aprehensión aún no son libertadas, por lo que, a pesar de que se diga que pronto habrá noticias, aún no se sabe si son obsequiadas por el juez.
Otro traspié de Erasmo Palemón al permitir que en la filtración de la información de las “ordenes de aprehensión”, se mencione que uno de los “nuevos culpables”, es el hijo de un ex gobernador, de quien se dijo siempre que habría sido el responsable de la muerte del joven Jonathan Hernández Ascencio.
Esto es porque se le anuncia lo que vas a hacer, se le dice “Junior vamos sobre de ti, sobre  de ti que siempre fuiste señalado y ahora ya te vamos a detener”.
El asunto no es tan sencillo, porque ese junior que mencionan en la noticia filtrada es el que siempre fue señalado por algunas voces y que es el hijo del entonces gobernador del estado, Narciso Agundez Montaño, pero ahora ya le anunciaron que “van en su contra”.
No hay otro  junior que haya sido señalado y es del mismo heredero de Agundez Montaño, pero con esa noticia que se filtró, o bien que ordenó filtrar Erasmo Palemón, se dará al traste con todo y no aguantó el sigilo porque se está anunciando lo que se va a hacer y por lo tanto le dan la oportunidad de darse a la fuga.
El expediente del caso está en el juzgado primero de lo penal, pero aún no hay orden de aprehensión, está en estudio la averiguación previa y así como se dice que pronto habrá noticias, éstas no necesariamente tienen que ser como las quiere Palemón, también puede ser que se niegue o bien que los presuntos se hayan escapado.
El asunto es que Erasmo Palemón le sigue fallando al Gobernador Carlos Mendoza Davis, ya que por más esfuerzo que haga el mandatario y diga que la seguridad y la tranquilidad es una prioridad para su gobierno, el procurador hace todo lo necesario para que no sea así.
Así pues, mientras el Gobernador Mendoza Davis decía en una reunión regional  de la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, que “En Baja California Sur, gobierno y sociedad nos hacemos fuertes para conservar la tranquilidad de la que estamos orgullosos”, en Ciudad Constitución le  entregaban una balacera con un ejecutado y un lesionado, al día siguiente otro ejecutado en La Paz, y así las cosas.
Y Erasmo Palemón le regala la filtración de una noticia que, más que importante para este gobierno, pode resultarle contraproducente.
Pero tal parece que en este gobierno estatal y municipal, las cosas se hacen al revés. Fin de la cita.
Esta redacción difiere en mucho con lo vertido por el reportero pero: Defenderé con mi vida su derecho a expresarlo.

Curiosamente, 13 días después, de publicada esta nota, esto es el 25 de abril aparece una ‘Narcomanta’, que señala a Samgar de haber recibido 5 millones de pesos por ‘limpiar la plaza’


¿Más claro sobre las causas de su asesinato? ¡¡Ni el agua!!

El móvil de la muerte fue por las declaraciones de Palemón.

La Hermandad, a la que se refería Antonio Alcantar López, sin temor a equivocarme, fue la que ordenó la muerte de Samgar Salvador Gómez Pérez y la de Héctor Rafael Ahumada Vélez.


Otra vez: ‘aiselechan’

domingo, 15 de mayo de 2016

Avionazo en baturi


                                   

                                     Prólogo 



   En medio de un sol como de Mexicali, justo a la mitad del año, me bajé de un autobús Águila en la terminal de La Paz y vi que me esperaba mi amigo Mario Santiago y unos camaradas más.

   -- Hombre, no es para tanto -- les dije -- ¿ Porqué la recepción?

   -- Te quiero presentar aquí a unos colegas -- me dijo Mario -- Martín de la Rosa es colaborador de Compás y está escribiendo un libro. A ver que te parece.

   Pronto me vi compartiendo las noticias de la semana y haciendo preguntas porque tenía quince días sin leer los periódicos. Me agradaba estar de nuevo entre compañeros del gremio con quienes compartía el mismo lenguaje. Les conté que me había aislado en Comondú para escribir algunas cosas y vaciar mis archivos en la computadora y que lo había hecho precisamente para huir de la tiranía en un lugar al que no llegan los periódicos y en el que no se oía radio ni veía televisión.

   -- Pero, fíjense, que cosa -- les dije -- cayó a mis manos ahora que venía en el autobús un ejemplar de la revista PROCESO y me ha impresionado muchísimo la historia de un joven tijuanense que habla sobre la tortura. Es aterrador lo que ha estado sucediendo en la península y en todo el noroeste. Hace quince o veinte años nunca nos lo hubiéramos imaginado. Este ejercicio del periodismo negro -- como le llama César Güemez -- nos esta haciendo ver algo que la novela policíaca mexicana, el cine mexicano y los corridos norteños no han logrado comunicarnos todavía. Por ejemplo, el dato de que cuando torturaban al narrador de esta historia tijuanense y le dispararon en la cabeza al personaje que estaba junto a él boca abajo tirado en el suelo sintió que le salpicaban unas gotas "calientes". Más adelante daba su versión sobre varios asesinatos y sus  enigmas que han estado en las páginas de la prensa a lo largo de los últimos años. Más que los hechos en sí mismos, lo que sorprendía era la naturalidad con la que muchos jóvenes de la frontera, de Tijuana y de San Diego, ejecutaban sus homicidios para luego irse a echar una langosta a Rosarito. En el mismo número de la revista aparecía un reportaje sobre una mujer muy guapa de Guadalajara que había sido asesinada. Y todo parecía enlazar, como en los capítulos de una misma novela y dentro del mismo contexto político, policiaco, delincuencial y militar. Era como si el director del cine norteamericano, Quentin Tarantino, autor de Perros de Reserva y Pull Fiction, estuviera haciendo película de los bajos fondos fronterizos. Los mismos personajes, situaciones semejantes, la inconciencia del mal, la banalidad de la violencia, un lenguaje coloquial coincidente. Pensé entonces que, a falta de una novela realista que refiriera estas cosas, el periodismo negro de nuestro fin de siglo bajacaliforniano era el que mejor podía traducir ese mundo siniestro, deprimente y estremecedor que tanto ha venido a perturbar nuestra convivencia civil. La verdad no puede desprenderse de esa alharaca cotidiana que montan todas las noches los medios audiovisuales, pensé. La verdad sólo puede refugiarse en el libro, en un periodismo novelado que, aún sin emplear nombres propios de personajes reconocibles en el centro de nuestra criminalidad, aproveche la densidad de las ciento noventa páginas y todos los recursos de la narrativa literaria para aspirar a una verdad más profunda y no a alcahuetear la verdad sucia de los abogados y los procuradores.

   Un libro es un sistema de relaciones y puede escapar -- como el ciclista que se fuga del pelotón -- a la superficialidad propia de los noticieros y a la brevedad de los cables. Puede conjurar la transitoriedad de los hechos y procurar una permanencia inimaginable en el periódico que se tira a la basura y se olvida al día siguiente.

   Conocí, pues, ese día de mi llegada a La Paz a Martín de la Rosa. Luego, luego me di cuenta de su sensibilidad periodística y su pasión por el misterio policiaco que, según me dijo, había empezado a cultivar muchos años atrás cuando se inició como reportero. No sólo sabe escribir, me dije. También sabe leer los periódicos y analizar los hechos. Topógrafo de oficio, sabe medir asimismo la gravedad y el carácter dramático de los acontecimientos y sus protagonistas. Como hace aquí en Avionazo en Baturi, una ficción literaria que trata de radiografiar y comprender cómo las criaturas humanas se desdoblan en personajes y sobreviven, como en la tragedia griega, entre la vida y la muerte, entre la impunidad y la justicia.

   No sé que tanto las historias provenientes de la realidad informan los diversos capítulos de esta novela. No conozco tanto la vida cotidiana de Baja California Sur ni los modos en que aquí se administre la justicia como para que me conste siquiera uno de los acontecimientos reales o imaginarios simbólicamente o literalmente aludidos en el texto. Lo que sí puedo decir como lector es que Martín de la Rosa ha construido narrativamente un mundo que por extensión refleja -- desde el condado novelesco del sur bajacaliforniano -- el grave momento que estamos viviendo los mexicanos en todo el territorio nacional a finales del siglo.

Federico Campbell.

                               Comentarios


   “A través de 190 páginas, Héctor Martín Ojeda de la Rosa, intenta desentrañar mediante las audacias investigadoras de su alter ego, el reportero Jacinto Romero, la red de relaciones perversas que sustentan el negocio del siglo”

Edmundo Lizardi


   “Al igual que Dashiel Hammett, autor de novelas policíacas, De la Rosa, presenta su denuncia social casi desprovista de rasgos humorísticos... Los diálogos cumplen con lo que se denomina “Novela Dramatizada”... En vez de relatar él mismo, deja que sus personajes lo hagan por él”

Sergio Ávila



   “La escritura posee un lenguaje llano, directo y con modismos de los bajos fondos. De lectura ágil y amena, revela una vocación para la prosa. Son muchos los méritos de la novela”

Ernesto Adams


   “Desde mi punto de vista, Avionazo en Baturi es una obra bastante aceptable. Tal vez ruda como su género mismo, pero con una lectura absorbente que nos ha dejado satisfechos y creo que pasará lo mismo con el más exigente de los aficionados de lo perspicaz y lo apasionante”

Mario Santiago


   “Dejar de leer este trabajo de Ojeda de la Rosa, sería desperdiciar la oportunidad de dar un vistazo a la realidad política y judicial, no sólo de nuestro Estado, sino del País”

Revista Realidades